Estado de Alabama

El nombre de Alabama procede de una antigua tribu llamada Alibamu, nombre que pusieron también al río Alabama que en la lengua de los nativos americanos Choctaw significa “limpiador de espesura”.

Se conoce como el “Estado del Pájaro Carpintero” (“Yellowhammer State”), por un término aplicado a sus tropas de la confederación. Además, se le apoda el “Corazón de los Estados del Sur” (“Heart of Dixie”) y el “Estado de la Camelia” (“Camellia State”).

Montgomery, a orillas del río Alabama, es su capital. Las ciudades más grandes e importantes son Birmingham, Mobile, Huntsville, Tuscaloosa, Hoover, Dothan, Decatur, Gadsden y Auburn.

Se encuentra situado en el sureste de EE.UU. Limita al norte con el estado Tennessee, al sur con Florida y el Golfo de México, al este con Georgia y al oeste con el estado de Mississippi.

Alabama no tiene lagos naturales, pero los ingenieros han construido presas en el Rio Tennessee en varios de sus doblados para crear grandes reservas y lagos recreativos. Entre ellos el lago Gunterville, Wheeler, Lewis Smith y Weiss.

El clima es subtropical. Predominan los veranos largos y muy calientes, abundantes lluvias e inviernos leves. Las temperaturas promedio anuales oscilan entre 16°C en el norte a casi 21°C cerca del Golfo de México.

Los bosques cubren aproximadamente el 65% de la superficie total. Además de los pinos, están bien representadas otras especies arbóreas, como el nogal americano, el ciprés o la magnolia del sur.

Servicios, comercio, industria y administraciones públicas son los sectores que, por este orden, ocupan un mayor porcentaje de la fuerza laboral del estado.

Su economía se ha basado durante mucho tiempo en la ganadería y el cultivo del algodón.

Los yacimientos de carbón, petróleo, y gas natural, así como de mineral de hierro, permitieron durante el siglo XX el desarrollo de una importante industria siderúrgica en torno a la ciudad de Birmingham, si bien a partir de los años ochenta la producción de hierro se estancó debido a la competencia de los altos hornos extranjeros.

Tienen un gran peso en el estado las actividades mineras e industriales. Entre los minerales más importantes del estado se encuentra el carbón, que se encuentra sobre todo en la mitad norte del estado, el petróleo y el gas natural, que se hallan principalmente en la llanura costera oriental del golfo de México.

Respecto a la industria, los textiles y la confección, el equipamiento de transporte, los metales primarios, el papel y sus derivados constituyen las manufacturas más importantes, así como la maquinaria industrial, la elaboración de caucho y los productos plásticos.

Entre las grandes atracciones turísticas de este estado, hay que resaltar el Centro de Vuelo Espacial Marshall, un sitio de excelencia para la propulsión espacial e instituto líder en el desarrollo de los sistemas de transporte espacial reusable del país. Allí se genera nuevo conocimiento científico tanto para la nación como para la NASA. Adicionalmente, se destacan el Museo del Espacio y la más grande colección de helicópteros del mundo. Existen jardines, lugares históricos y refugios de fauna natural.

El Parque estatal de Cheaha y el Parque nacional militar de Horseshoe, lugar donde Andrew Jackson consiguió la victoria sobre los creek en 1814, son dos de los principales atractivos turísticos del estado.

La primera escuela de Alabama fue fundada en 1799, pero en ese momento la legislación no estableció un sistema público de educación que englobara todo el estado. Algunas de las instituciones de enseñanza superior más importantes son la Universidad de Alabama, la Universidad de Auburn y la Universidad de Tuskegee.

Los museos más importantes de Alabama son el Museo de Arte de Birmingham, el Museo de Bellas Artes del Sur, en Mobile, el Museo de Bellas Artes de Montgomery, y la Casa Kennedy-Douglass, en Florence. Asimismo, están abiertas al público numerosas casas-museos históricas, en Mobile, Tuscaloosa, Montgomery y en el Black Belt. Antropólogos, folcloristas y lingüistas se han interesado por las manifestaciones culturales de los habitantes de la zona montañosa del norte del estado, donde se han desarrollado y pervivido patrones únicos de lenguaje y un vocabulario único, así como numerosas leyendas, mitos, supersticiones, canciones, e historias locales.